Aceites, los grandes aliados para las uñas fragiles


La grasa saturada del aceite de coco humecta las uñas y aleja las infecciones. Podemos aplicarlo tibio sobre la uña y masajear durante cinco minutos para hidratar y mejorar la circulación en el área; se recomienda hacerlo dos o tres veces al día.

  • Otra opción es agregar unas gotas de jugo de limón a ¼ de taza de aceite de coco tibio.
  • Antes de dormir, remojaremos las uñas por 10 minutos y las cubriremos con guantes durante toda la noche para que la mezcla haga su efecto.

2. Aceite de vitamina E

Las cápsulas de vitamina E contienen un aceite que aplicado directamente sobre las uñas arrojará resultados en corto tiempo.